Salto en la Antártida

MEDIOAMBIENTE / 28 mayo, 2018

El clavadista colombiano Orlando Duque (13 veces campeón del mundo) viajó hasta la Antártida para hacer lo que nunca nadie hizo antes: completar un salto desde un iceberg. Además, Duque pretende dejar un mensaje respecto de la relevancia de proteger al cuarto continente más grande del planeta.


Escribe Silvina Barleta (Alquimia). Fotos de Andreas Vigl (Red Bull Content Pull)

Las imágenes son literalmente espectaculares. Es que Orlando Duque combinó una escena dramática con un escenario impresionante: el salto de un clavadista profesional, con el entorno de la Antártida, sus hielos y sus aguas tan gélidas y azules.

Todo comenzó el 5 de enero de 2018. Ese día, Duque partió de su casa en Cali, Colombia, para emprender una de las aventuras más peligrosas y difíciles en sus más de 25 años de carrera deportiva: saltar desde un gigantesco témpano de hielo en la Antártida.

Fueron más de diez mil kilómetros de recorrido por aire, mar y tierra, partiendo en avión desde Colombia para aterrizar en Punta Arenas, Chile. En esta ciudad ubicada sobre estrecho de Magallanes, Duque se subió a un barco que llevaba una expedición científica de la Armada Colombiana, y navegaron durante cuatro días, hasta llegar al lugar más gélido del planeta. Un dato no menor es que la Armada Colombiana avaló el salto del clavadista.


Todo el derrotero demandó duró 31 días. En ese tiempo, el buque (en el que viajaban más de 100 personas, en su mayoría, científicos colombianos) alcanzó la base operada por el Programa Ártico de Estados Unidos, la cual está ubicada a 3.500 kilómetros de Nueva Zelanda, el lugar más al sur donde lograron explorar.

El paisaje era increíble. Majestuoso. En ese recorrido se veían montañas de hielo. Por ejemplo, lo que uno ve en las ciudades como un edificio, allá son bloques de hielo gigantescos”, destaca Orlando, quien atesora en su mente los momentos en los que veía nadar libremente a la ballenas jorobadas y los tiernos pasos en la nieve de los pingüinos. Eran días largos, ya que en esta época el año la luz del sol alumbra como una bombilla durante 23 de las 24 horas del día. Todo este tiempo era aprovechado por el colombiano para indagar y buscar el lugar adecuado para saltar.

Por momentos, cuando estaba en el interior del buque, escuchaba crujir los glaciares mientras se desprendían grandes bloques de hielo o icebergs, similares a los que yo buscaba para saltar”, cuenta. Hasta que, por fin, a la distancia se logró divisar una gran masa de hielo flotante, la cual tenía las características adecuadas para que el 13 veces campeón mundial de clavados de gran altura, saltara hacia las heladas aguas de la Antártida.


Con un equipo conformado por dos lanchas y más de 15 de personas (entre los que se encontraban buzos, médicos, enfermeros, camarógrafos, fotógrafos y su esposa Catalina), emprendieron la travesía hacia el gigantesco iceberg. “Cuando logré escalarlo, me tocó picar un poco de hielo en la punta desde donde iba a saltar para poder tener un espacio en el que tuviera estabilidad.”

Mi mayor miedo en ese momento era que se desprendiera un trozo de hielo y que mi sueño acabara ahí. Era muy peligroso

La visibilidad era muy poca, las condiciones eran bastante precarias pero por fin saltó y en esos dos segundos en el aire todo fue felicidad. “Cuando caí a las heladas aguas, que estaban por debajo de1 grado centígrado, mi primera reacción fue mirar hacia atrás para ver que el hielo no se hubiera desprendido”, asegura.

En total logró hacer tres saltos, esos que se convertirán en el símbolo que Orlando llevará por el mundo y con el cual buscará visibilizar el esplendoroso continente que es amenazado por el desaforado consumismo del hombre.

La Antártida es mucho más de lo que uno ve en imágenes. Tenemos que cuidar que todo lo que hay allá continúe intacto y, de esa manera, nosotros podamos seguir viviendo tranquilos acá”, cuenta. En los polos está represada el 75 % del agua del planeta, en su mayoría en estado sólido, he ahí la importancia de cuidar estas zonas de la tierra, por eso Orlando, el embajador de las aguas, asume la batuta de concientizador, para evitar que la humanidad siga acabando con una de sus principales fuentes de vida. “La gente tiene que tomar más conciencia. Hay que reducir el consumo de petróleo y del plástico, hay que consumir menos de lo que se necesita para conservar lugares como la Antártida”, dice.

Después de culminada esta travesía, Duque regresó a su ciudad natal, donde se prepara para una nueva temporada en el Red Bull Cliff Diving, con un nuevo proyecto que ronda en su cabeza: saltar el próximo año desde en el Polo Norte y así mostrarle el mundo estos parajes que son vitales para la conservación del planeta. ✪








Nota anterior

Un amor en el lago Fagnano

Siguiente nota

Documental sobre incendios en Patagonia




Más historia

Un amor en el lago Fagnano

Historia de un encuentro en un lugar remoto de la Tierra. Escribe y saca fotos Guillermo Gallishaw Desde hace...

11 May, 2018