ideas de viaje: otoño 2018

GUÍAS DE VIAJE / 26 marzo, 2018

Hay destinos alucinantes pero que, si vas en verano, el calor apremia. Por eso, el otoño da nuevas posibilidades. Como decimos siempre, si lo planificás con tiempo, ahorras dinero y aprovechás mejor el tiempo y tu estadía. Estas son nuestras ideas de viaje pare este otoño.


Escribe Guillermo Gallishaw

1 – Esteros del iberá, dos formas de visitarlos

Es el mejor lugar de la Argentina para ver fauna: yacarés, carpinchos, ciervos de los pantanos, venado de las pampas, aves de todos los colores y tamaños… El escenario es una zona de embalsados, esteros y lagunas que ocupa cerca de 13.000 km2 (pensá que la CABA y el GBA ocupan menos de 3000 km2) dentro de la provincia de Corrientes. Para visitarlos hay, básicamente, dos áreas: desde Colonia Carlos Pellegrini o desde los portales del nuevo Parque Nacional Iberá. En Colonia Carlos Pellegrini hay un puñado de hosterías y posadas ubicadas a la vera de la gran laguna Iberá. Todas te ofrecen una suerte de paquete cerrado: actividades durante la mañana y la tarde, y cua

tro comidas. Las actividades suelen incluir navegaciones en lancha por la laguna y río Corrientes (ve

s toda la fauna), caminatas por un monte con monos carayá y alguna cabalgata. También hay un Centro de Interpretación del Reserva Natural Iberá (vale la pena). La forma de llegar en vehículo propio sería:

primerohasta Mercedes, y de allí, por camino de tierra hasta Pellegrini. Si vas en micro, coordinás con la posada el traslado hasta Pellegrini.

Y desde el Parque Nacional Iberá, todo es nuevo porque fue creado recientemente. A lo largo de las rutas 118 y 22, hay diferentes pueblitos que tienen sus portales de entrada a los esteros. Un dato es que podés volar a Posadas y, desde allí, coordinar traslados con los hoteles, o bien alquilar un auto. De Norte a Sur tenés Ituzaingó, Loreto, San Miguel y Concepción (ver mapa). La propuesta de recorrer cada uno de ellos es la más completa porque, además de ver toda la fauna, vas a conectar con las propuestas culturales, que son ricas en gastronomía e historia bien típicas de los esteros. En este  LINK tenés la información de cada uno.


2 – Viaje al NOA. Si no conocés el Noroeste de Argentina, anotá lo que sigue a continuación.

De alguna forma, hay un NOA clásico, y otro alternativo. Para el alternativo, hacé CLICK acá. El clásico te lo cuento acá, e incluye a Tucumán, Salta y Jujuy. Si vas en auto, un buen viaje de aproximación al NOA sería saliendo desde San Miguel de Tucumán hacia Tafí del Valle, donde la ruta va en ascenso y atravieso una zona de yungas o selva de montaña (interesante de conocer; también se le dice Nuboselva porque, por las mañanas, suele estar cubierta de nubes); de allí, pasar el Abra del Infiernillo y así te encontrás con otro accidente geográfico, porque los abras son comunes aquí y hacen referencia al paso más bajo de un lado a otro de un valle. Ya del lado de Tafí, estarás en los Valles Calchaquíes. Hay que viajar hacia el Norte, atravesando los distintos pueblitos. Podés llegar hasta el bellísimo Cachi, dormir ahí y luego seguir hacia Salta por la Recta del TinTin y la Cuesta del Obispo, dos rutas clásicas del NOA. Y Salta Capital vale la pena para quedarse un par de días y, por ejemplo, visitar el Museo de Arqueología Argentina de Montaña y comer unas empenadas en Doña Salta. ¡Pero nos falta Jujuy! Como este sería un primer viaje a la región, yo haría una pasada por los lugares clásico, por lo cual, dormiría dos noches en Tilcara y, desde allí, a recorrer Purmamarca, Cuesta del Lipán, salar Salinas Grandes y, más hacia el Norte, Humahuaca. De esa forma, te vas a llevar una buena impresión del NOA. En toda la región tenés hotelería variada: desde hoteles boutique de lujo, hasta hostels con la mejor onda y a buen precio. Siempre recomiendo hacer las salidas con un guía local porque, de esa forma, además de llevarte una información interesante, vas a enriquecer tu viaje conociendo a alguien que vive en el lugar.


3 – Resistencia. Porqué te sorprendería

Recomiendo profundamente visitar esta ciudad, sobre todo en esta época del año, que en la región chaqueña baja mucho la temperatura y el clima es mucho más amigable. Es más, cuando en Buenos Aires hace frío, aquí se está muy a gusto. La ciudad tiene una variedad de propuestas culturales y gastronómicas como ninguna, sobre todo porque lleva esa impronta bien típica de la región. Ya con sólo recorrerla, te vas a encontrar con esculturas por la calle, algunas de ellas, muy muy buenas. Eso es porque en Resistencia se hace la Bienal Internacional de Esculturas, y los artistas que participan, deben dejar sus obras en la ciudad para que, luego, sean expuestas. Además, y desde hace un corto tiempo, se desarrollan actividades de turismo sustentable, como la propuesta de la reserva natural Los Chaguares (cerca de la ciudad) o la de las cabalgatas de Campo de Caballos. Y algo que también me sorprendió es la propuesta gastronómica, con platos que resaltan los ingredientes típicos de la zona, pero con propuestas modernas. Toda la información la encontrás en este LINK a la nota que escribimos sobre Resistencia.


4 – San Javier, diferente

El extremo Sur del valle de Traslasierra, en Córdoba, es un mundo aparte, en especial, San Javier. Desde hace un tiempo, la zona fue poblada por pequeños agricultores y artesanos que le dieron una nueva vida a la zona. La ruta 14, que viene desde Mina Clavero, es para andarla lento porque, a cada curva, hay algo bello que observar. Y el otoño trae un clima especial, con atardeceres diáfanos y aromas bien típicos de las hiervas serranas. En nuestro último viaje a la zona, descubrimos una posada que tiene una huerta, un viñedo y un tambo caprino. Se llama La Matilde y en su restaurante se come lo que sale de la huerta. Tres días acá (por ejemplo, viernes, sábado y domingo), te devuelven a tu lugar con los aires renovados. Mirá acá todos los consejos para visitarla. LINK.


Vista del faro Les Eclaireurs, desde el barco Akawaia


5 – Ushuaia, en otro color

Desde mi punto de vista, el otoño es la mejor época para visitar Tierra del Fuego porque las lengas cambian su follaje y estallan en rojos y naranjas y le dan al paisaje unos colores únicos, vivos. Si nunca fuiste a Ushuaia, anotá los imperdibles. Por empezar, una navegación por el canal de Beagle. Hay varias empresas que ofrecen el servicio y las contratás en el momento en el puerto (al lado del muelle). En general, van hasta el faro Les Éclaireurs, donde hay una enorme colonia de cormoranes y otras de lobos marinos. Si es época de pingüinos, también los podrás observar. Además, ves la ciudad desde el agua, que es una postal hermosa. Otra salida clásica es el Tren del Fin del Mundo. Es para hacerlo una vez en la vida (solo una eh); cuesta $850 por adulto (hay tarifas para menores y jubilados), ya que te cuentan la historia del recorrido y pasás por un sector bellísimo del Parque Nacional Tierra del Fuego. Para completar la historia, podrías ir al Museo del Presidio donde, además de conocer a los presos más famosos y a la cárcel por dentro, te explican la historia de la isla de forma muy atractiva (está muy renovado el museo). Consejo: tomate unas dos horas para recorrerlo. Otro dato es que Ushuaia es famosa por la centolla y en la costanera vas a encontrar varios restaurantes que ofrecen el plato. Hay más, mucho más en Ushuaia, y este es el LINK con más info de la ciudad más austral del mundo ✪



 







Nota anterior

Correr en la montaña, correr 4 Refugios

Siguiente nota

Viaje al NOA desconocido




Más historia

Correr en la montaña, correr 4 Refugios

El 24 y 25 de febrero se corrió 4 Refugios Mountain Hardewear, organizada por el Club Andino Bariloche. La carrera más...

23 March, 2018