Río Aluminé

SLIDER / VIAJES / 6 abril, 2017
La historia de esta foto: hacíamos un viaje por toda la Argentina, salimos de entrevistar a dos caciques mapuches poco amigables y llegamos a este lugar. Comimos unas empanadas caseras y hasta nos dormimos una siesta en este paraíso.

La foto es de Juan Martín Roldán, con quien en 2012 hicimos un viaje por todo el país. Le habíamos hecho una propuesta a Jeep: hacer un viaje con un Wrangler y registrarlo en un libro. Así nació Argentina de Punta a Punta.

La cuestión es que, en medio de ese viaje, llegamos a Villa Pehuenia. No sé si conocen la zona, pero tiene una extraña belleza, con montañas onduladas, bosques de araucarias araucanas (no son como las que vemos en el Este del país), lagos, ríos de deshielo y una gran comunidad mapuche. En Villa Pehuenia hay hosterías y cabañas por doquier; bueno, no tanto, pero es un destino que creció mucho en los últimos diez años. Nosotros llegamos allí, pasamos un día y medio en la villa haciendo fotos y logramos hablar con dos líderes mapuches. Nos trataron con una seria amabilidad, nos explicaron cómo funciona la comunidad hoy en día (entre otras cosas, ellos administran una estación de esquí en el cerro Batea Mahuida) y nos dieron su punto de vista acerca de los winca, es decir, nosotros, los blancos (aunque yo soy bastante negrito).

Villa Pehuenia está sobre la Cordillera de los Andes, justo en el límite con Chile, casi casi a la misma latitud que la ciudad de Neuquén. Ese mediodía salimos del pueblo en dirección hacia el Sur, bordeando el colorido río Aluminé. Como yo voy a la zona desde hace muchos años, conozco algunos rincones. Así, apenas pasamos la naciente del río, dejamos la ruta y nos acercamos al cauce por una huella que había visto años atrás, en un viaje con amigos. Con Juan habíamos comprado unas empanadas, así que nos dispusimos a tomar varias fotos y almorzar. Con el Jeep pudimos avanzar hasta unas rocas que hacían de balcón hacia el río. Mientras yo preparaba las cosas para almorzar, Juan bajó hasta al lado del agua, donde se forman unos rápidos que se escurren entre rocas agudas. Se puso lo más al ras que pudo y tomó esta hermosa foto del río Aluminé en la que entró todo: el cauce, las rocas, las araucarias y las montañas nevadas.

Para ver todo sobre nuestro viaje, pueden entrar a a este LINK. Para ver info acerca de Villa Pehuenia, pueden consultar este SITE.

 

Juan y yo comiendo las empanadas, después de que Juan hiciera la foto del río. Se pueden ver un termo y un mate que nos había regalado Jeep, y que unos meses después me robaron cuando entraron a mi casa.







Nota anterior

Osteopatía: porqué deberías recurrir a ella

Siguiente nota

Soy fotógrafo




Más historia

Osteopatía: porqué deberías recurrir a ella

  Entre las diversas disciplinas que existen para tratar lesiones, la oesteopatía es reveladora porque entiende al cuerpo...

5 April, 2017