Osteopatía: porqué deberías recurrir a ella

CARRERAS / Destacada / 5 abril, 2017

 

Entre las diversas disciplinas que existen para tratar lesiones, la oesteopatía es reveladora porque entiende al cuerpo humano como una unidad. “El osteópata recorre el camino inverso al proceso de la enfermedad para encontrar la lesión primitiva y corregirla. Nunca  se conformará con tratar sólo los síntomas”, escribe Daniela Gasparin (*) en Ochentamundos. Leer este artículo te hará bien.

¿Que es la OSTEOPATÍA?

Es una forma de medicina que aborda al paciente de una manera global y natural. El osteópata utiliza sus manos como medio terapéutico, busca y evalúa si hay disminución o bloqueo en la movilidad normal que deben tener los tejidos. Luego, y por medio de manipulaciones físicas, destraba esas restricciones que inmovilizan y obstaculizan las fuerzas curativas del propio cuerpo, restableciendo la circulación de los líquidos, permitiéndole recuperar su equilibrio y vitalidad; así, mejora el estado general del paciente y previene el desarrollo de futuras lesiones. Y cuando hablo de tejidos no me refiero sólo a huesos, sino también a las articulaciones, ligamentos, músculos, tendones, vísceras, cráneo, sistema nervioso y sistema circulatorio. La denominación de la osteopatía proviene del griego: lo que viene desde adentro, a través de los tejidos. Fue creada en EE.UU por Andrew Still (1828-1917), médico, quien tras perder a 3 hijos en una epidemia de meningitis, creyó que aquello que la ciencia que le habían enseñado no era suficiente, y se volcó a investigar contemplando al Hombre en su totalidad: física, psicológica, mental y espiritual.

Las estructuras del cuerpo (tejidos que lo componen) determinan su forma, postura y posibilidad de movimiento. En este sentido, toda alteración de la estructura va a alterar la función, y toda alteración de la función, a la larga, va a modificar la estructura.

CONCEPTO OSTEOPÁTICO

Una de las principales relaciones que tenemos en cuenta los osteópatas a la hora de abordar a un paciente es el concepto de relación indispensable Estructura-Función. Sabemos que las estructuras del cuerpo (tejidos que lo componen) determinan su forma, postura y posibilidad de movimiento. En este sentido, toda alteración de la estructura va a alterar la función, y toda alteración de la función, a la larga, va a modificar la estructura. La estructura se ve alterada, por ejemplo, cuando hay un músculo contracturado, cicatriz, inflamación, vértebra en disfunción, víscera espasmada, alteración en la correcta circulación de un tejido, mala postura, etcétera. Como alteración de la función podemos entender, por ejemplo, a un gesto repetido en donde se utilizan más unos músculos sobre otros, generando cambios en las estructuras de estos músculos por desbalance de fuerza, flexibilidad o coordinación, entre otros. Desde esta perspectiva la enfermedad puede considerarse una degeneración, ya sea de una función o de la estructura del cuerpo.

¿QUÉ ES LA LESIÓN OSTEOPATICA?

Podemos decir que la lesión osteopática afecta siempre al movimiento antes de doler o de que aparezcan los síntomas. Es una lesión en sentido de desequilibrio, de desarmonía (disfunción en articulaciones, huesos, músculos, fascias, órganos), donde los huesos no están fracturados, las articulaciones no están luxadas, los músculos no tienen roturas, ni los tejidos blandos tienen heridas. El cuerpo va sumando alteraciones que pueden permanecer ocultas mucho tiempo e irá adaptándolas, provocando un desgaste de energía o un deterioro orgánico, lo que ocasionará la enfermedad propiamente dicha: artrosis, hernia de disco, úlceras, etcétera. El origen de la lesión puede provenir de muchos lados, o sea, una fijación visceral podría provocar un dolor en la columna, cadera, rodilla; una alteración en el pie o en la pelvis, ocasionar dolores cervicales o cefaleas. De ahí la importa de ver al paciente como una unidad. El osteópata tiene que recorrer el camino inverso al proceso de la enfermedad para encontrar la lesión primitiva y corregirla. Nunca se conformará con tratar simplemente síntomas. ¿QUÉ SE PUEDE TRATAR? Puede ayudar a corregir la mayoría de las disfunciones del cuerpo, facilitando los recursos para que el propio cuerpo las resuelva. Algunas de las dolencias que pueden tratarse son a Problemas articulares, musculares, traumáticos. a Dolores de cabeza, mareos. a Afecciones de garganta, nariz, oído. a Alergias, sinusitis, rinitis. a Síndromes de la ATM, bruxismo. a Conflictos emocionales, agotamiento, stress. a Problemas respiratorios, cardiocirculatorios, digestivos, renales y urinarios, ginecológicos, endócrinos y del sistema nervioso.

(*) Daniela Gasparin Lic en Kinesiología y Fisiatría, Osteópata. Lleva adelante Casa Plena, en Superí 1366 (CABA). www.casaplena.com.ar

osteopatia03







Nota anterior

Los 10 mejores viajes de aventura

Siguiente nota

Río Aluminé




Más historia

Los 10 mejores viajes de aventura

Nosotros también tenemos nuestro ranking, y elegimos nuestros diez viajes preferidos. Están ordenados por categoría y con la intención...

4 April, 2017